Conversación de padre a hijo

Conversación de padre a hijo

Por.: Fran J. Leston

Cada mañana reviso las últimas noticias. Consulto diferentes diarios y leo diferentes pensamientos acerca de lo que sucede. Noticias sobre política, sociedad, economía... Y también están las barbaridades, que son barbaridades leas donde las leas y las veas desde el prisma que las veas. Son sucesos ocurridos en cualquier parte del mundo que suelen tener por protagonistas a los más desfavorecidos. Pero a veces esos sucesos se acercan demasiado, ocurren a nuestro lado, en nuestras ciudades, entre nosotros. Y tienen por protagonistas a cualquiera, puede que algún vecino, puede que algún joven que conocemos, puede que nuestros hijos.
Hace unos días me encontré con una de estas barbaridades contada en uno de esos diarios que consulto. Una nueva moda llegada de afuera y que está calando entre los jóvenes. Una arriesgada práctica sexual, un juego peligroso que puede que lleven a cabo, Dios nos salve, nuestros hijos. Enseguida cambié de noticia por lo espeluznante que me pareció y lo repulsivo. Me hizo pensar unos instantes en nuestros hijos, de edades entre 16 y 20. Solo los que tenemos hijos en esas edades sabemos lo que sufrimos al pensar en las maneras de divertirse que tendrán, en los riesgos a los que están expuestos. En los días siguientes me he vuelto ha encontrar con la misma noticia en diferentes diarios, cada vez me ha producido más asco.
Y uno cada día que pasa no ve a la gente mayor tan mayor, pero veo a los jóvenes cada vez más jóvenes, cada vez más niños. Y siendo más niños los veo más indefensos. Veo a mis hijos más desprotegidos, más frágiles. Por eso me inquieta demasiado el desconocimiento de sus inquietudes, de sus dudas, sus curiosidades, sus miedos. Siento la necesidad de hablar con ellos mucho más y que me cuenten, me gustaría que me preguntasen.....
Mi padre nunca tuvo conmigo esa conversación de padre a hijo en la que el progenitor advierte, aconseja y alienta. Tal vez él nunca lo vio necesario. Solo me dijo en más de una ocasión que la vida es difícil y que hay que luchar y trabajar duro, no nos queda otra.
Yo sí quisiera tener esa conversación con mis hijos, no solo con la intención de soltar un inventario de consejos y directrices, sino también para escucharlos. Quizás a ellos les cueste más hablar, a mi también me cuesta la mayoría de las veces, por eso prefiero escribir. A continuación, algunas de las cosas que me gustaría decir a mis hijos:
Hijo mío, lo primero que me gustaría decirte, o más bien pedirte, implorarte, exigirte, es que seas feliz. ¿Y cómo se consigue eso? La respuesta no es sencilla, pero te invito a probar siendo fiel a ti mismo. Nunca te dejes llevar por lo que te diga nadie, que nadie te imponga ninguna forma de ser que no sea la tuya propia. Sé siempre correcto. Haz aquello que sea bueno para la mayoría, lo que sea bueno para ti. Escucha más a tu corazón que a aquellos que intenten manipular tu actitud.
Hijo mío no dudes nunca de ti, de tus capacidades. Que nadie te diga que no eres apto, solo tú conoces tus limitaciones y en ocasiones te equivocas. Seguro que eres capaz de más cosas de las que pienses. No dejes de intentar aquello que quieras y si fracasas, ten en cuenta que el fracaso es solo un pensamiento que tiene lugar en tu interior. Vuelve a intentarlo si lo ves oportuno y si no dedícate a otra cosa, a aquello que vuelva a dictarte el corazón.
Ten presente que no tienes que demostrar a nadie tu valía, ni compararte con nadie, ni competir con nadie. Aquel que te aprecie sabrá valorarte y te dará tu lugar. Nunca te conformes con menos de lo que mereces, las personas como tú tienen un precio incalculable.
Es cierto que la vida no resultará fácil. El camino es duro por veces, pero tú sigue caminando y los malos momentos pasarán. Intentarán tenderte trampas, tropezarás, caerás. Levántate, sacude el polvo y sigue adelante. La vida no es una batalla, no entres en conflicto alguno, no te entretengas con nimiedades. Ve siempre hacia tu objetivo, ten claras siempre tus metas.
Ya por último no busques muchos amigos, estos escasean. Búscalos pocos y verdaderos. Una verdadera amistad dura toda la vida y es incondicional. Sé feliz. Cuenta conmigo cuando sea necesario. Estoy orgulloso de ti. Te quiero.
Fran J. Leston
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Conversación de padre a hijo

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    83 | Leticia - 12/01/2017 @ 00:21:47 (GMT+1)
    Muy emotiva, quizas si todos los padres hubieran mantenido esta conversacion con sus hijos, el mundo no seria hoy como es, no estaria lleno de gente sin escrupulos, sin valores ni egoismos, no intentariamos aparentar lo que no somos y viviriamos pendientes de nuestras vidas y no de la de los demas, a mi me ha faltaba una charla dd estas con mis padres, quizas por ser mujer o no tengo muy claro aun el motivo, lo que se es que estas palabras hubieran hecho que mi autoestima hubiera mejorado y me hubiera convertido en una persona totalmente diferente a la que soy, gracias por escribir tan bonito.
  • Comenta esta noticia
    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de AhoraAalgeciras
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.